LAS DUREZAS

Las durezas o hiperqueratosis se suelen producir por exceso de presión o
fricción en un punto o zona concreta del pie. Puede ser debido a alteraciones
en la forma de caminar o en la estructura del pie , también son la consecuencia
de un mal apoyo causado por algunos tipos de zapatos ( tacón elevado, suela
rígida o sin sujeción en el talón).
Se produce un aumento del grosor de la piel que presenta un color amarillento
o beige oscuro, endurecimiento y sequedad, pudiendo abarcar grandes zonas.
Causa molestias o dolor dependiendo de donde se formen y del tiempo de
evolución.
Pueden evolucionar formando un núcleo duro y muy doloroso en su interior,
conocido como “ojo de pollo”,sobretodo en zonas donde hay relieves óseos,
deformidades como dedos en garra o entre los dedos, por la compresión del
calzado.
Es necesario que consulte al podólogo para su correcto diagnóstico, retirada de
la zona engrosada de piel y propuesta de tratamiento, buscando la eliminación
de las causas que lo producen o procurando que no sea una lesión repetitiva en
un corto espacio de tiempo.
Se recomienda además de unos hábitos de higiene correctos, el uso de un
calzado adecuado, inspección diaria del pie buscando posibles lesiones y la
aplicación de cremas hidratantes con urea que regulan o retrasan su aparición.
Las personas diabéticas, con problemas de circulación o con dificultad para el
autocuidado de los pies deberían controlarse periódicamente por un podólogo.

 

Descargar PDF haciendo clic aquí